• Buen Oficio
Claudia Fernández
  |
267

Hacernos a la idea de vivir con delincuencia no es fácil. Es algo difícil de aceptar, pero ya es la dura realidad de nuestro país. La actitud entonces es esperar que no nos toque a nosotros y si nos toca, si somos objeto de asalto o robo en la calle o la vivienda, pues que perdamos solo pertenencias y no la vida. Podemos considerarnos afortunados si solo perdemos eso. Cuando los delincuentes no son solo delincuentes, sino también criminales, la cosa es más preocupante. El homicidio de Domingo Bretón, hermano del arzobispo de Santiago, monseñor Fredy Bretón, muerto por delincuentes en ocasión de asalto, pone de nuevo sobre el tapete la cuestión de la letalidad de nuestra delincuencia. Consternante y perturbador.

Más relacionadasMás del autor

En 24 horas matan a tres personas

Abinader: la Policía Nacional no está en capacidad de enfrentar la delincuencia

Bajan los homicidios en lo que va de año: 145 menos

Leer la Biblia en las escuelas

Aduanas contra la delincuencia organizada

Zapatos Otoño Xti Invierno 2014 Estás De 2013 ModaRevista Tcl1J3FK